1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

vitaminas para la caida del pelo

noviembre 22, 2017  —  Por

La vitaminas comprobadas que facilitan la permanencia de nuestro cabello

Como todos sabemos, la buena alimentación es uno de los puntos cruciales de nuestra salud. Si no comemos bien, es evidente que enfermaremos; que tendremos problemas que pueden afectar a todo nuestro sistema. 

En lo que respecta a la calvicie, la ingesta de ciertas vitaminas y minerales van a producir un efecto muy beneficioso para luchar contra ella.

Veamos cuáles son esas vitaminas y minerales que provocan la fortaleza de nuestro cuero cabelludo y evitan la pérdida de pelo de nuestras cabezas.

Vitamina A

Las propiedades antioxidantes de la vitamina A son la clave de sus bondades para nuestro cabello. La vitamina A está presente en los alimentos de origen animal en forma pre-formada. Recibe el nombre de retinol en los alimentos de origen animal. También está presente en los vegetales, donde aparece como provitamina A, y se les conoce como carotenos o carotenoides.

La falta de vitamina A puede traer distintos problemas, además de facilitar la calvicie, tales como alteraciones oculares, óseas, cutáneas o la reducción de las defensas. En cuanto a las alteraciones oculares, podemos encontrarnos con la disminución de la agudeza visual, sobre todo cuando amanece o anochece pues se provoca resecamiento en las córneas. 

La ausencia de vitamina A, además, puede aumentar significativamente la reducción de nuestras defensas ante infecciones bacterianas, de parásito o virus. La vitamina A fortalece la integridad de nuestras mucosas. si carecemos de esa vitamina, desaparece la barrera fundamental contra cualquier infección. También la ausencia de ingesta de la vitamina A produce cansancio generalizado, ausencia de apetito y alteraciones en nuestros sentidos: olfato, gusto, oído… En definitiva, es tan necesaria que es indispensable.

¿Dónde encontramos la Vitamina A en mayor cantidad y calidad?

La vitamina A se localiza en un buen número de alimentos. Podemos citar, entre los más populares: la calabaza, los huevos, las zanahorias, los productos lácteos y el hígado.

Concretamente, en los alimentos animales:

Hígado de vecino, pollo (cocidos)
Leche descremada fortificada y leche entera
Queso cheddar
Huevo (crudo)

 

En los alimentos vegetales

Zumo de zanahoria y zanahorias hervidas, Zumo de tomate
Espinacas (hervida y cruda)

Sopa de verdura
Melón
Frutas: papaya, mango…

Pero, qué ocurre si tomamos en exceso la vitamina A

La ingesta de demasiada vitamina A suele venir acompañada de suplementos. Y, si es en exceso, no es bueno. Si durante el embarazo, sobre todo en los primeros meses, se consume demasiado retinol, expondremos al feto a defectos al nacer. También podemos incurrir entre anormalidades en el hígado, disminución de la densidad ósea o desórdenes en nuestro sistema nervioso central. En cualquier caso, como siempre aconsejamos, consulta a tu médico para conocer, en tu caso específico, cómo consumir la vitamina A.

Vitamina C

La vitamina C es una de las vitaminas fundamentales para frenar la caída del cabello. Como bien sabemos, la vitamina C se encuentra en los cítricos, pero también en verduras de hoja verde y en la mayor parte de las legumbres.

Con la vitamina C, fortaleceremos nuestro cuero cabelludo, haciéndolo crecer de forma sana.

Las cantidades de vitamina C que debemos ingerir depende de nuestra edad. Así, estas serían las recomendaciones generales:

 Adultos (hombres) = 90 mg.
Adultos (mujeres) = 75 mg.
Adolescentes embarazadas = 80 mg.
Mujeres embarazadas = 85 mg.

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble. Su consumo, además de para fortalecer nuestro cabello, es necesaria para que tengamos un crecimiento y desarrollo físico normales. El ácido ascórbico, como también se denomina a la vitamina C contribuye a facilitar  muchas funciones del organismo. Entre las que podemos citar están: la absorción del hierro.

La ingesta de grandes dosis de vitamina C, generalmente, no son malas intrínsecamente, no producen toxicidad alguna porque, al ser una vitamina soluble en el agua, ésta simplemente se expulsa a través de la orina. Así es que no hay problema por consumir mucha vitamina C, solo hay que tener un poco de sentido común 😀

Vitamina B5

Se dice de esta vitamina que es la que mejor le viene a nuestro cabello. Si el resto de vitaminas de las que hemos tratado anteriormente, fortalecen o mantienen nuestro pelo, reteniéndolo, por decirlo de alguna forma, la vitamina B5 lo que hace es frenar su caída. Se le conoce como ácido pantoténico y está presente en alimentos como los productos lácteos, la yema del huevo, el hígado de pollo, el salmón o los cereales, entre otros.

Se trata de una vitamina hidrosoluble necesaria y fundamental para la vida. Fue descubierta por Roger J. Williams en 1931 como cofactor de crecimiento de la levadura.

Los minerales

El zinc, el ácido linoleico y el magnesio son los minerales más importantes que debemos incluir en nuestra dieta si queremos frenar la caída del cabello. Consumidos junto a las vitaminas que hemos ido viendo en párrafos anteriores nos ayudará a que nuestro cabello no caiga. Así, debemos incorporar a nuestras comidas alimentos que sean ricos en zinc o alimentos que sean ricos en magnesio.

Entre esos alimentos tenemos las semillas de girasol o sésamo, las ostras, los mariscos en general ofrecen buena cantidad de zinc, pero la ostra es la que en mayor cantidad lo contiene.

También es rico en zinc el fabuloso chocolate, pero no todos, es en el chocolate negro. Piensa que solo con consumir 100 gramos de este exquisito manjar ya estamos consumiendo cerca del 60% de la dosis que se recomienda diariamente.

La carne roja y los cacahuetes también contienen dosis de zinc. En el caso de la carne roja, apenas 10 miligramos por cada 100 gramos, pero es una cantidad respetable a tener en cuenta.

Por último, el hígado también, además de una fuente inagotable de vitaminas, contiene zinc.

Entre los alimentos con cantidades ricas en magnesio, tenemos los frutos secos en general, las vegetales como acelgas y espinacas, la remolacha, los cardos o el perejil. Albaricoques, soja, cereales también son recomendables para aportar minerales a nuestra dieta y que no se nos caiga el pelo.

 

 

Loading...